Los cobradores de SEGURCOBROS saben que una gestión de reclamación no es algo improvisado, sino fruto de un metódico proceso compuesto de sus diferentes etapas.

– Análisis del caso

Antes de contactar con el deudor, es determinante el haber analizado suficientemente el caso. De que consta, cuando y en que situación se ha dado, si existen intereses por la demora, que tipo de quitas se esta dispuesto a asumir,etc.

– Localización

Toda gestión de cobros pasa por una localización del moroso. Debemos comprender que si el moroso no es convenientemente localizado, sencillamente no se conseguirá cobrar, por lo que los cobradores experimentados utilizarán todas las herramientas a su disposición, siendo el conocimiento de estas técnicas de localización la diferencia entre el éxito o el fracaso en la reclamación .

– Contacto telefónico

El teléfono es una herramienta fundamental para la reclamación que los cobradores emplearán en un estadio inicial, y en el que el gestor de cobro de morosos se establecerá un orden de objetivos claros:

– Conseguir que se reconozca la deuda

Muchos deudores niegan este hecho mediante excusas. Es fundamental que los cobradores tengan la habilidad de llevar a cabo este primer paso.

– Convencer al moroso para que pague

Los argumentos a esgrimir son muchos y muy diversos, haciendo inca pie en la tranquilidad obtenida por quitarse la deuda, no aparecer en ficheros de morosos o el mero alivio obtenido por dejar de ser molestado así como el evitar demandas y embargos.

– Concretar el pago

Es importante el concretar una fecha y una entrega inicial, escuchando en un inicio que oferta nos hace el deudor para después intentar subirla en la medida de lo posible haciéndole notar, sea cual sea la oferta, que no es de nuestra satisfacción.

– Envío de notificaciones

Aunque el resultado del envío de estas no suele ser decisorio, es una herramienta disponible que nuestros cobradores emplearán para crear el efecto deseado en el deudor, de que ya existe una llegada. Combinarlo con las llamadas aumenta su efectividad.

– Visitas al deudor

Técnica efectiva que marca la diferencia, en muchas ocasiones entre el éxito o el fracaso.