Para ser los mejores cobradores no solo basta con la habilidad de los gestores para la reclamación de impagados. Nuestros compañeros del departamento comercial sabrán valorar en todo momento que el mejor activo de nuestra empresa es sin duda alguna el cliente y por lo tanto el trato que le ofreceremos siempre estara a la altura de su importancia.

1. Antes de atender telefónicamente. Debes comprender que no puedes trasladar tu humor  al cliente. Tu buen o mal día no son importantes para él. Tienes unos objetivos y no debes enrarecerlos con tus sentimientos.

2. Pon la suficiente energía en la voz. Si estás sentado tu diafragma se comprime. Levántate! Respirarás con mas libertad  y tu voz tendrá mayor énfasis.

3. Sonríe al hablar : Te aseguro que aunque la otra persona no te vea, puede sentir que irradias energía positiva. Mírate si puedes en el espejo y comprueba que tu rostro transmite buenas sensaciones de felicidad y bienestar.

4. Controla la calidad de tu voz. Si el cliente te pide que le repitas algo debes entender que tu voz no es suficientemente grave o existe algún tipo de ruido en la linea que hay que eliminar de inmediato.

5. Prepara la llamada. Antes de contactar planea lo que vas a decir, si es posible por escrito. Esto reducirá la posibilidad de que la conversación se desvíe o de que olvides introducir en ella elementos importantes.

6. Llama a la hora adecuada y se breve. Si la voz del interlocutor te parece nerviosa o apresurada, pídele una hora en la que pueda atenderte con algo mas de tranquilidad. La gente no tiene tiempo para conversaciones largas, afina mucho y sintetiza el mensaje.

7. Ten a mano el material que necesitas: bolígrafo y papel, calendario de citas y cualquier información de contactos anteriores con el cliente.

8. No realices otras tareas cuando estas al teléfono. La persona que esta al otro lado puede oír como tecleas en tu ordenador. Por supuesto nada de chicles o de beber durante la llamada.

9. Toma notas. Escribe los puntos importantes tratados. Demostrarás eficacia, máxima atención a lo expresado por tu cliente y no realizarás llamadas de contenido repetitivo.

10. Haz que el cliente se sienta valorado. Si te llaman contesta de inmediato y expresa algo como “gracias por llamar”. Trata de crear la sensación en el cliente de que es el protagonista de tu atención. Pon un poco de energía y calor en la llamada.

11. Presta a cada llamada una atención completa. Nada de aceptar otra llamada diciendo “espere un momento”. Es un grave error.

12. El cierre de la conversación es tan importante como su comienzo. Termina la llamada resumiendo los temas tratados y cerciórate de que la otra persona ha entendido el mensaje, la propuesta o la oferta. Da las gracias por su tiempo  y espera siempre a que haya colgado para hacerlo tú en segundo lugar.

Siguiendo estos consejos es como nuestros compañeros comerciales conseguirán que nuestros clientes nos consideren los mejores cobradores.